Español  î¢³p; 

Catalࠠp; 

English  î¢³p; 

Português

Micologia Forestal & Aplicada, I+D en Tecnologías y Productos para el cultivo de Setas Silvestres, Trufas y Micorrizas

Características de un suelo productor de trufa negra

Si comparamos numerosos análisis de suelos de distintas truferas, vemos como la mayoría de los parámetros comúnmente analizados para truficultura (arenas, limos, arcillas, Carbonatos, Calcio, Hierro, Potasio, Magnesio, etc), presentan una variabilidad enorme.

Los análisis tradicionales en truficultura nos darán algunas indicaciones útiles sobre su potencialidad para producir trufas, pero es la estructura del suelo y su actividad biológica los parámetros que cada vez van tomando más protagonismo.

Así para determinar el potencial trufero de un suelo deberíamos observar su perfil, confirmar la presencia de carbonatos y analizar su pH y que éste se encuentre entre 7.5 y 8.5. El suelo debe ser filtrante, permeable y aireado. Para saber si el suelo tiene carbonatos podemos efectuar un ensayo de campo, goteando agua fuerte o salfumán en el suelo y comprobar que se produce efervescencia.


SUELO FAVORABLE

HORIZONTE

CARACTERÍSTICAS

 

A

SUPERFICIAL

Color claro
M.O. ligada>M.O. libre
Reacción al clorhídrico retardada 

  • Indica que la caliza activa está incorporada en los agregados organominerales por la  actividad biológica

Profundidad de la capa de más de 20 cm

Estructura grumosa

B

ESTRUCTURAL

Más de 30 cm de profundidad

Continuidad entre capas

Pedregosidad

Zonas blancas puntuales de precipitaciones de carbonato de cal con encrostamientos difusos que no limiten el drenaje

Zonas rojas de decarbonatación

Síntomas de actividad biológica (hormigas, lombrices,...)

 

C

ROCA MADRE

Roca madre fracturada y porosa

A golpe de pico se fractura en fragmentos de pequeño tamaño

Precipitaciones de caliza en la cara inferior de las piedras.

Reacción positiva al salfumán

 


 

 

  

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El perfil del suelo En una primera observación, la sucesión de las capas, los horizontes, debe ser continua y con dificultad para marcar los límites entre uno y otro. Discontinuidades marcadas entre los horizontes son desfavorables. A simple vista debemos reconocer estructuras grumosas y partículas esféricas, y descartar aquellas estructuras prismáticas que son signo de lixiviación. Las estructuras laminares nos indican compactación y sensibilidad a encharcamiento. Un suelo mal estructurado se agrieta y endurece en tiempo seco. Cuanto más se encharque un suelo, mayor número de manchas de color gris-verdoso veremos en el perfil.


© MICOLOGIA FORESTAL & APLICADA - Tel/Fax: +34.93 8155455 - Contacta con nosotrosContacta con nosotros - Aviso legalAviso legal